A-
 A 
A+
Todos podemos ser genios en lo que nos gusta
Correo electrónico

Probablemente, has pasado por algún momento en tu vida en el que te sientes perdido, porque no encuentras aquello a lo que te gustaría dedicarte, o porque sientes que no eres lo suficientemente bueno como para llegar a ello.

En parte, puede que la presión social, familiar o incluso tus propias exigencias sean las que hayan dificultado el encontrarte a ti mismo. Sin embargo, seguro que hay algo por lo que sientas pasión y puede que seas inmejorable en ello de manera inconsciente.
 

TODOS SOMOS GENIOS

Genios como Thomas Edison, Albert Einstein o Stephen Hawking se sintieron fuera de lugar mientras estuvieron en la escuela: su falta de interés les llevó a creerse fracasados e incomprendidos. Más tarde, todos ellos descubrieron que tenían algo que aportar al resto de la humanidad, desde la bombilla hasta la teoría de la relatividad.

Quizás no todos podamos pensar tan a lo grande como en sus casos, pero seguramente haya algo por lo que sentimos una pasión que nos llegue a la médula. La cuestión es buscarlo, dar el máximo de nosotros y encontrarlo, aunque nos lleve un poco más de tiempo de lo que se considera “normal”.

Todos somos genios, pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol vivirá toda su vida pensando que es un estúpido”

 

-Albert Einstein-

Si a veces te has sentido fuera de lugar en tu trabajo, tu carrera o incluso en cualquier clase, no tienes por qué pensar que no vales lo suficiente. Quizá es que, simplemente, no es lo tuyo: no pierdas las ganas y continúa buscando aquello que te hace sentir pleno. Aquello en lo que te sientas un genio.

Ser bueno en algo no significa dejar de esforzarnos. De hecho, dar por sentado que somos los mejores puede estancar nuestro progreso. Piensa que no hay mejor alimento para la motivación que tener la sensación de que somos buenos, pero siendo conscientes a la vez de que tenemos un buen margen de mejora.

De hecho, la recompensa por la dedicación y el esfuerzo es mucho mayor. Además, sus efectos mucho más duraderos que los de la recompensa ante aquello que nos ha resultado fácil de conseguir. Quizás es el proceso: no se disfruta tanto en la meta sino durante el camino.

“El hombre inteligente no es el que tiene muchas ideas, sino el que sabe sacar provecho de las pocas que tiene”
-Anónimo-

Una vez que encuentres tu pasión lo mejor es explotarla y dar lo mejor de ti mismo: con creatividad, seguramente puedas hacer de ella tu forma de vida.

LA CLAVE PRINCIPAL: disfrutar de nosotros mismos.
 
Como dijo Confucio, “encuentra un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un solo día de tu vida”. Si somos conscientes de ello, nos daremos cuenta de que el trabajo no es algo negativo, especialmente si sacamos el genio que permanece en el interior. Disfrutar de las oportunidades que hemos buscado es una de las claves de nuestro éxito, basta que nosotros estemos contentos con el resultado.
 
“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa”
-Mahatma Gandhi-
 
Si estas buscando la felicidad, descubrirás que solo por atrevernos, nos habremos convertido en unos genios.